23 de julio de 2012

Nuevos problemas de salud para los ancianos reyes Bhumibol y Sirikit de Tailandia

Un examen médico y una resonancia magnética demostraron una leve escasez de sangre en el cerebelo, pero sin hemorragia. La reina tiene 79 años, y su marido el rey Bhumibol Adulyadej, de 84 años, enfrenta serios problemas de salud que lo mantienen hospitalizado desde hace casi tres años.







Los médicos recomendaron reposo a la reina Sirikit de Tailandia después de que un examen mostrara una ligera reducción en el flujo de sangre a su cerebro. El Palacio Real anunció el domingo que la reina, de 79 años de edad, sintió mareos y se tambaleó ligeramente mientras caminaba un día antes. Sin embargo, se mantuvo consciente. Un examen médico y una resonancia magnética demostraron una leve escasez de sangre en el cerebelo, pero sin hemorragia.

Nacida como Sirikit Kitiyakara, la reina es hija del príncipe Nakkhatra Mangkal y nieta de los príncipes Kitiyakara Voralaksana y Mom Luang Bua Sanidvongs. Es la tercera de cuatro hermanos de una familia que vivió también en el extranjero porque su padre fue diplomático tailandés. Estados Unidos, el Reino Unido, Dinamarca y Francia fueron algunos países donde residió y fue en este último donde conoció al rey cuando siendo estudiante en Suiza el joven y futuro soberano realizó una visita a París.

Se casaron en abril de 1950, una semana antes de su coronación como el rey Rama IX. Por esa época, la prensa europea y norteamericana comenzó a referirse a Sirikit como "la reina más hermosa de la Tierra". El matrimonio tuvo tres hijas, y un hijo varón, el príncipe heredero Maha Chakri Vajiralongkorn.

El problema llega poco más más de una semana después de que a su esposo, el rey Bhumibol Adulyadej, de 84 años, se le detectara una hemorragia en la membrana externa de su cerebro, que provocó temblores y parálisis en una mano. Se anunció que el monarca se recuperó tras recibir el medicamento por vía intravenosa. Bhumibol es el monarca más veterano del mundo, y lleva 65 años de reinado.

Bhumibol ha extendido durante su reinado su rol de monarca constitucional sin poder político por medio de una enorme autoridad moral ganada con inteligencia y el patrocinio de programas de ayuda social y de desarrollo de infraestructuras. A sus 84 años, es reverenciado por gran parte de los tailandeses como si se tratara de un ser cuasi divino y adulado por la prensa nacional. El príncipe Maha Vajiralongkorn, de 60 años, no ha heredado la popularidad del padre. 

El libro King Bhumibol Adulyadej: A Life's Work, publicado en diciembre, atribuye a la Oficina de Inversiones de la Casa Real bienes y propiedades por valor de 40.000 millones de dólares. Los miembros de la Familia Real se financian a través de la Oficina de Inversiones porque no reciben ninguna dotación de los presupuestos del Estado.


NOTICIAS RELACIONADAS